COMUNIONES 2016 EN ONTINYENT

 

Todas las comuniones son únicas y diferentes, desde que los niños entran por la puerta para ver el salón y ver que ese día será el espacio donde jugaran con sus amigos. Esos pequeños te regalan su entusiasmo día a día conforme elaboras el menú con sus padres, hay algunos que casi no los conoces mientras que otros sabes hasta como le llaman a su hermano, perro y su mejor amigo, todo esto me ha pasado en estas comuniones.

Cuando empiezas a hablar con sus padres de cómo será ese día, todos quieren que la familia disfrute pero como no los niños, ellos son los protagonistas ese día y ningún detalle puede faltar, desde el muñeco de la tarta o los amigos que quiere cerca en su mesa.

Por eso hay que cuidar al mínimo cada detalle, este año han sido bastantes los niños que han tomado la comunión…empezando por Mara, Jose, Eduard, Sara, Hugo, Juan, Natxo, Tomas, Pablo, Irene, Blai, Pau, los gemelos Mariola y Raul, Clara y Neus, Paula…cada uno diferente y con sus pequeñas manías.

  

Recuerdo algunos que casi ni los he visto y tenía que investigar en Facebook para ver si eran morenos o rubios para poder elegir el muñeco que más se le pareciese.

O en la comunión de Juan que entre tantos nombres que llevaba la tarta, al pastelero se le olvidó poner su nombre, menudo lío en cocina para que quedase la tarta terminada y el niño pudiese cortar la tarta como se merece.

O las comuniones que no querían irse a casa para seguir jugando con sus monitoras y pitándose y bailando sin parar.

 Y que deciros de la comunión de Mara en la que los familiares contrataron un karaoke para cantar y bailar, se pasaron la tarde bailando sin parar todos juntos, si no es por el encargado del karaoke se nos quedan a cenar.

Pero si me tengo que quedar con una de las comuniones que más me ha emocionado es la de Paula, cuya madre preparó como regalo una preciosa decoración enlazada en las historias de los bosques de enanitos, y mariposas. Todo el salón se vistió de tal forma que parecía un pequeño bosque. Además por la tarde vinieron bailarinas de forma sorpresa y montaron un espectáculo brillante, a la que se unieron las niñas, los padres y todos los amigos a bailar. Fue una tarde cargada de sorpresas, entre ellas la lluvia que nadie se esperaba la cual pudimos obviar gracias a nuestro sala de juegos.

Dar las gracias a todos padres y niños que han confiado en nosotros para hacer de su día una fiesta familiar fantástica.